Acné: qué es y cómo puedes combatirlo

El acné se puede contrarrestar con un tratamiento diario específico que regule exceso de sebo y con efecto purificante.

¿Qué es el acné?

Si la piel tiene impurezas, granos y comedones, la mayoría de las veces es debido al sebo, la secreción de grasa producida por las glándulas sebáceas que sobre todo en los adolescentes segregan en exceso, debido a la mayor estimulación hormonal.

Precisamente por eso, la piel impura también se denomina piel "seborreica": el sebo, al mezclarse con las células córneas de la capa superficial de la piel, obstruye los folículos pilosos, es decir, los minúsculos canales que dan crecimiento al pelo. Se forma así una especie de tapón, el comedón, que puede ser:

  • abierto o punto negro (es decir, cuando el sebo está expuesto al aire)
  • cerrado o punto blanco (espinilla)

En ambos casos, en el folículo obstruido pueden proliferar bacterias como el Propionibacterium acnes que contribuyen a inflamar los comedones y a provocar los granos.

Por consiguiente, el acné es una inflamación de los folículos, no es una infección, por tanto, no es contagiosa.

¿Cuáles son las causas del acné?

La producción excesiva de sebo que favorece el acné puede ser una condición constitucional o estar vinculada a la actividad de las hormonas.

De hecho, son las hormonas las que regulan el funcionamiento de las glándulas sebáceas y además un grupo concreto de ellas, los andrógenos, son responsables también de la «hiperqueratinización», o lo que es lo mismo, el aumento de las células córneas que junto al sebo obstruyen los folículos pilosos forman los comedones.

Por este motivo el acné aparece generalmente durante la pubertad, sin embargo, es una patología cutánea que afecta también en la edad adulta, sobre todo en las mujeres (acné tardío).

Las manifestaciones del acné pueden ser causadas también por reacciones de tipo alérgico a productos cosméticos no adecuados (acné cosmético), por una exposición solar excesiva (acné de Mallorca) o bien por una patología de la piel llamada rosácea.  Si quieres saber más al respecto sobre la rosácea, lee aquí.

Cosas importantes a tener en cuenta sobre el acné

El acné es un fenómeno muy difundido y existen muchas convicciones equivocadas que lo acompañan. Por el contrario, aquí puedes ver lo que deberías saber sobre el acné y cómo se puede contrarrestar.

  • «Presionar» los comedones o los granos es una pésima costumbre: puede provocar o aumentar la inflamación y dejar cicatrices.
  • Los granos y la alimentación: no es verdad que algunos alimentos causan la aparición de granos. Sin embargo, aunque no exista siempre una relación directa entre dieta y acné, una alimentación equilibrada ayuda a tener una piel más sana.
  • El acné no se cura con el sol: los granos parecen “secarse” al sol, pero la mejoría es solo temporal, es más, exponerse sin una adecuada protección puede empeorar la inflamación.
  • Algunos factores facilitan la aparición del acné: el tabaco, el estrés, la acumulación de sustancias oclusivas sobre la piel o también el cabello que no deja respirar la piel de la frente, del rostro o del cuello, pueden favorecer la aparición de granos y comedones

El acné se puede combatir

El acné puede evolucionar en grados de intensidad diferente, desde ligero a muy severo y puede ser fuente de gran malestar porque por lo general afecta al rostro, la parte de nuestro cuerpo más expuesta a la mirada de los otros.

Cuando los comedones y los granos están en una etapa inicial/leve es importante empezar a seguir una rutina diaria con productos formulados para las pieles propensas al acné.
En cambio, cuando la inflamación es profunda, extensa y causa dolor, es conveniente acudir al dermatólogo para que nos dé un tratamiento específico, a veces incluso de tipo farmacológico.

Cómo tratar el acné diariamente

Los gestos diarios de limpieza pueden ayudarte a contrarrestar granos e imperfecciones porque, además de limpiar, los productos específicos actúan desde varios frentes, para combatir:

  • la producción de exceso de sebo
  • la hiperqueratinización
  • la proliferación bacteriana
  • el efecto brillo y las rojeces

Pero hay que prestar atención a la hora de elegir limpiadores faciales delicados con acción seborreguladora que controlan la flora cutánea sin irritar ni secar demasiado la piel.
Para obtener una acción más profunda, es mejor apostar por formulaciones que contienen microgránulos: purifican la piel con un delicado efecto exfoliante y ayudan a combatir la hiperqueratinización, previniendo la formación de los comedones.

La limpieza, realizada por la mañana y por la noche, es imprescindible combinarla con la hidratación: la piel seborreica también necesita ser hidratada.
El consejo es preferir cremas específicas que combinen una acción hidratante con una actividad seborreguladora y matificante, para contrarrestar también el efecto brillo.  Generalmente estos productos son también no comedogénicos dermatológicamente testados.

Sobre todo, quien sigue tratamientos farmacológicos para el acné a base de retinoides tiene una mayor necesidad de hidratación cutánea porque estas terapias tienden a secar y a hacer que se descame la piel considerablemente.

Por la noche, para reducir y contrarrestar las imperfecciones, se pueden usar tratamientos tópicos con activos particularmente eficaces en todos los factores implicados en el acné, como el ácido azelaico.

Por último, si se desea disimular las imperfecciones o en cualquier caso proporcionar al rostro un tono de piel más uniforme, menos brillante y oleoso, se puede utilizar un maquillaje específico para la piel propensa al acné con efecto matificante y con capacidad de inhibir la producción de sebo.

Para saber cómo maquillar la piel propensa al acné lee nuestro artículo Cómo maquillar la piel con acné


¿Quieres saber de más?

Hace una pregunta a nuestros expertos

Te recomendamos en cualquier caso consultar con tu farmacéutico y/o tu dermatólogo que te aconsejarán lo mejor posible.

¿Sabías que?

En los laboratorios de investigación BioNike hemos elaborado ACTEEN (Link a pagina linea ACTEEN), una gama completa de productos específicos para la piel grasa, impura y propensa al acné.
Para el tratamiento diario puedes encontrar un limpiador de acción seborreguladora como ACTEEN Agua limpiadora equilibrante, una crema hidratante matificante como ACTEEN Hydramat. Una novedad de la línea es el complemento alimenticio ACTEEN SK’IN, para apoyar el tratamiento diario con los productos tópicos.