Manchas Cutáneas

Qué son, de qué dependen y cómo tratarlas


Las manchas cutáneas se deben a un exceso de producción de melanina.  

Las manchas cutáneas son zonas de la piel que presentan un color diferente y son por tanto denominadas “discromías”. Las más difundidas se muestran más oscuras con respecto a la zona circundante, o lo que es lo mismo, son discromías hiperpigmentadas o manchas marrones, un problema cada vez más extendido y que afecta más sobre todo a las mujeres.

La melanina y la formación de las manchas

El color natural de la piel se debe principalmente a la melanina, un pigmento producido por algunas células específicas (los melanocitos) localizados en la capa más profunda de la epidermis.

El proceso que da lugar a la pigmentación cutánea (melanogénesis) es muy complejo: consiste en la transformación de un aminoácido, la L-Tirosina, en melanina y en la sucesiva distribución de los melanocitos, en forma de pequeños gránulos, a las células epidérmicas circundantes, en sentido horizontal. De esta manera la pigmentación se dispersa de manera homogénea y uniforme.

Se trata de un proceso continuo y la pigmentación (color) de la piel resultante puede dividirse en dos tipos:

  • constitutiva que corresponde al color de la piel de cada uno
  • facultativa más conocida con el término de bronceado, vinculada a la exposición solar, porque las radiaciones UV estimulan la actividad de los melanocitos.

Cuando se produce un exceso de melanina y tiende a dispersarse en vertical en vez de en horizontal, se concentra y se acumula en algunas zonas, formando las manchas marrones o discromías hiperpigmentadas.

Independientemente de la edad y del color de la piel, las manchas marrones son un problema estético que cada vez afecta más y que puede causar mucho malestar, sobre todo porque afecta al rostro.

Las manchas marrones no son todas iguales

Podemos diferenciar dos tipos principales de manchas:

LOCALIZADAS: lentigo solar, manchas de la edad y secuelas ocasionadas por imperfecciones (por ej. acné) que presentan en general las siguientes características:

  • forma redondeada u ovalada
  • un contorno generalmente definido
  • están aisladas o en pequeños grupos
  • afectan al rostro, a las manos y al escote

DIFUNDIDAS: melasma, cloasma gravídico y presentan en general las siguientes características:

  • forma irregular
  • bordes no bien definidos
  • están extendidas (con apariencia de “mapa”)
  • afectan a las mejillas, a la zona del labio superior y a la frente

¿De qué dependen las discromías?

Las discromías pueden ser hereditarias, como los nevus (lunares) y las pecas, o adquiridas.
Para la formación de las discromías adquiridas, o lo que es lo mismo, las manchas que pueden aparecer a lo largo de nuestra vida, la producción excesiva de melanina puede estar relacionada con diferentes factores :

  • exposición a los rayos UV (solares y artificiales)
  • alteraciones de tipo hormonal, como por ejemplo el embarazo, el uso de anticonceptivos o la terapia hormonal durante la menopausia
  • aplicación/ingesta de sustancias fotosensibilizantes, como algunos medicamentos o preparados tópicos
  • cicatrices de acné
  • envejecimiento cutáneo

Para profundizar en el tema puedes leer nuestros artículos:
Piel sensible y acneica al sol
Embarazo
Envejecimiento cutáneo

¿Cómo se pueden tratar las discromías?

El tratamiento de las discromías o manchas marrones debe ser adaptado según el tipo de mancha (localizada o difundida) y es oportuno saber que requiere también plazos largos porque los efectos resultan visibles tras haber concluido el proceso normal de renovación cutánea, o lo que es lo mismo, después de cuatro semanas aproximadamente. Además, cualquier tratamiento debe combinarse con una adecuada protección de la piel contra los rayos UV.

Es posible recurrir a tratamientos estéticos faciales como el láser, el peeling y la luz pulsada, que deben siempre ser aconsejados por un especialista y que en cualquier caso no siempre consiguen eliminar completamente el problema. El objetivo más realista es por consiguiente disminuir considerablemente la visibilidad de la mancha y conseguir un tono de piel más uniforme y luminoso.

Para obtener este objetivo nuestro consejo es seguir un programa diario específico, con limpieza y tratamiento, que combine diferentes efectos:

  • estimular el recambio celular para renovar las capas más superficiales de la piel
  • proteger eficazmente de los rayos UV
  • inhibir la producción de melanina y su distribución. 

Para reducir el malestar provocado por la presencia de las manchas puede ser además muy útil utilizar un maquillaje corrector con efecto camuflaje.

Para saber en profundidad cómo tratar las discromías lee nuestro artículo: Manchas cutáneas: cómo tratarlas
Para profundizar el tema del maquillaje corrector lee el artículo: El camuflaje, qué es y cómo se aplica.

 


¿Quieres saber de más?

Hace una pregunta a nuestros expertos

Todos los productos BioNike de las líneas TRIDERM, DEFENCE y PROXERA están formulados para reducir el riesgo de intolerancia y son adecuados para las pieles sensibles. De hecho están sometidos a la prueba del níquel, SIN conservantes, SIN perfume (o con perfume libre de alérgenos), SIN gluten, y elaborados con ingredientes rigurosamente seleccionados y controlados.

Te recomendamos en cualquier caso consultar con tu farmacéutico y/o tu dermatólogo que te aconsejarán lo mejor posible.

¿Sabías que?

BioNike ha desarrollado DEFENCE B-LUCENT, un programa de tratamientos específico para reducir la visibilidad de las manchas oscuras, prevenir su empeoramiento y proporcionar un tono de piel uniforme y luminoso.

DEFENCE B-LUCENT hace uso de una estrategia multiactiva:

  • inhibe la producción de melanina (gentisato de metilo)
  • dificulta la distribución de la melanina y por tanto su acumulación en algunas zonas (lipo-aminoácido)
  • estimula la renovación celular (Alfa y Poli-hidroxiácidos)

Un programa diario en 3 pasos que consiste en:

1. una limpieza con efecto exfoliante
2. un tratamiento protector de los rayos UVA y UVB
3. un tratamiento intensivo diferente en función del tipo de manchas. Para manchas difundidas un sérum unificador, para manchas localizadas una fórmula para aplicar específicamente.